Depresión en Costa Rica

Sobre la Depresión

¿Que es Depresión y porque ha aumentado con los años?

 

¿Qué es depresión? 

 

Las personas deprimidas no se arrastran con cara larga o lloran ante cualquier provocación. MentalHealth.gov, un sitio web del gobierno de EE. UU., Lo define como «perder interés en partes importantes de la vida». Los síntomas incluyen comer o dormir demasiado o muy poco; alejarse de las personas y las actividades habituales; tener poca o ninguna energía; sentirse adormecido o como si nada importara; sentirse inusualmente confundido, olvidadizo, al límite, enojado, molesto, preocupado o asustado; y pensando en hacerse daño a usted mismo o a los demás.

Una descripción visceral es citada por el grupo de campaña del Reino Unido Mente: «Comienza como tristeza, luego me siento apagándome, haciéndome menos capaz de enfrentarme. Finalmente, me siento entumecido y vacío «.

La depresión a menudo también se combina con otros problemas de salud: enfermedad a largo plazo, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo o esquizofrenia, por ejemplo.

El término distimia también se usa para la depresión leve a largo plazo, que generalmente dura dos años o más.

 

Depresión en Costa Rica

 

¿Cuantos tienen depresión?

 

La depresión clínica ha aumentado a proporciones epidémicas en las últimas décadas, desde la miseria poco mencionada en los márgenes de la sociedad a un fenómeno que rara vez está lejos de las noticias. Está muy extendido en las aulas y salas de juntas, en los campos de refugiados y en las ciudades, granjas y suburbios.

En cualquier momento se estima que más de 300 millones de personas tienen depresión, alrededor del 4% de la población mundial cuando las cifras fueron publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015. Las mujeres tienen más probabilidades de estar deprimidas que los hombres.

La depresión es la principal discapacidad mundial, y la depresión unipolar (en oposición a la bipolar) es la décima causa principal de muerte prematura, calcula. El vínculo entre el suicidio, la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15-29 años, y la depresión es evidente, y en todo el mundo dos personas se matan a sí mismas cada minuto.

Si bien las tasas de depresión y otras afecciones mentales comunes varían considerablemente, Estados Unidos es el país «más deprimido» del mundo, seguido de cerca por Colombia, Ucrania, los Países Bajos y Francia. En el otro extremo de la escala están Japón, Nigeria y China.

 

¿A que se debe la gran variación?

 

Los fuertes contrastes entre países han llevado a algunos a calificar la depresión como un «primer problema mundial» o un «lujo«. La lógica es que si miras fijamente hacia abajo el cañón de una pistola o si no sabes de dónde viene la próxima comida, no tienes tiempo para tal introspección.

La investigación reciente apunta a innumerables razones, muchas superposiciones: en particular, los países menos desarrollados a menudo carecen de la infraestructura para recopilar datos sobre la depresión, y es menos probable que la reconozcan como una enfermedad. Además, las personas en estos países son más propensas a sentir un estigma social en contra de hablar sobre cómo se sienten y son reacias a pedir ayuda profesional.

Las estadísticas también son menos simplistas que los ricos = deprimidas y pobres = no deprimidas.

Un artículo en la revista Plos Medicine sostiene que, dejando de lado los extremos, la mayoría de los países tienen tasas similares de depresión. También descubrió que las regiones más deprimidas son el este de Europa y el norte de África y el Medio Oriente; y que, por país, la tasa más alta de años perdidos por discapacidad para la depresión es en Afganistán, y la más baja en Japón.

 

¿Qué causa la depresión? 

 

Las cosas han mejorado ya que se creía que las personas con enfermedades mentales estaban poseídas por el demonio y expulsadas de sus comunidades, o ahorcadas como brujas. Pero sigue habiendo una malentendida generalizada de la enfermedad, particularmente el tropo persistente de que las personas con depresión deberían simplemente «ceder» o «salir más».

El psiquiatra Dr. Tim Cantopher presenta una opinión contrastante: Depresive Illness: The Curse of the Strong.

Él argumenta que hay una parte del cerebro llamada sistema límbico que actúa como un termostato, que controla varias funciones del cuerpo, incluido el estado de ánimo, y restablece el equilibrio después de los altibajos normales de la vida. El sistema límbico es un circuito de nervios, transmitiéndose señales entre sí a través de dos sustancias químicas, serotonina y noradrenalina, de las cuales las personas con depresión tienen un déficit. De acuerdo con esta descripción, la enfermedad depresiva es predominantemente una enfermedad física, no mental.

Cantopher dice que, cuando están bajo estrés, las personas débiles o perezosas ceden rápidamente; las personas fuertes continúan, redoblan sus esfuerzos, luchan contra cualquier presión para rendirse y así empujan el sistema límbico al punto de ruptura. Sin embargo, no hay evidencia científica para apoyar esta teoría, ya que es imposible experimentar en cerebros vivos.

Otras causas o desencadenantes comúnmente acordados son traumas o abusos pasados; una predisposición genética a la depresión, que puede o no ser igual que una historia familiar; estrés en la vida, incluidos problemas financieros o pérdida de un ser querido; dolor o enfermedad crónica; y tomar drogas, incluido el cannabis, el éxtasis y la heroína.

El tema de mucho debate, hay una escuela de pensamiento que el estrés severo o ciertas enfermedades pueden desencadenar una respuesta excesiva del sistema inmune, causando inflamación en el cerebro, que a su vez causa depresión.

 

Depresión en Costa Rica

 

Tratamientos

 

La OMS estima que menos de la mitad de las personas con depresión reciben tratamiento. Muchos más recibirán ayuda inadecuada, a menudo centrada en la medicación, con muy poca inversión en terapias de conversación, que se consideran un aliado crucial.

Entre los tratamientos farmacológicos para la depresión, los antidepresivos más comúnmente recetados son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) que reducen la absorción de la serotonina, aumentando los niveles generales. Otra clase popular de medicamentos es el inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), que funcionan tanto con la serotonina como con la noradrenalina.

La terapia de conversación más común es la terapia cognitiva conductual, que descompone los problemas abrumadores en situaciones, pensamientos, emociones, sentimientos físicos y acciones para tratar de romper un ciclo de pensamientos negativos.

 

Alternativas

 

Otros tipos son la terapia interpersonal, la activación del comportamiento, la psicoterapia psicodinámica y la terapia de pareja. Todas las terapias de conversación se pueden usar por sí solas o con medicamentos.

Lejos del enfoque médico, los médicos pueden recetar actividad física o terapia artística, mientras que algunos pacientes optan por terapias alternativas o complementarias, sobre todo las píldoras a base de hierbas de San Juan, la atención plena y el yoga.

 

Tendencias 

 

Si bien hay más y más tratamientos para la depresión, el problema está aumentando, no disminuyendo.

Desde 2005-15, los casos de enfermedad depresiva aumentaron en casi un quinto. Las personas nacidas después de 1945 tienen 10 veces más probabilidades de tener depresión. Esto refleja tanto el crecimiento de la población como un aumento proporcional en la tasa de depresión entre las edades más en riesgo, dijo la OMS.

Sin embargo, las tasas de suicidio han disminuido en todo el mundo en alrededor de una cuarta parte. En 1990, la tasa fue de 14.55 por 100,000 personas, en 2016 la tasa fue de 11.16 por 100,000.

Una razón clave para el continuo aumento de la enfermedad depresiva es que las drogas no necesariamente «curan» al paciente, y otras terapias que pueden marcar la diferencia crucial generalmente no son suficientes.

Otras razones dadas para el continuo aumento de las enfermedades depresivas incluyen el envejecimiento de la población (las personas de 60 a 74 años son más propensas a sufrir que otros grupos de edad) y el aumento del estrés y el aislamiento.

 

 

¿Que sigue? 

 

No se han desarrollado nuevos fármacos antidepresivos en los últimos 25 años, obligando a los psiquiatras a buscar ayuda en otros lugares.

Se han realizado experimentos positivos con ketamina y psilocibina, el ingrediente activo de los hongos mágicos. Otras esperanzas de una nueva generación de tratamientos han sido planteadas por descubrimientos recientes de 44 variantes de genes que los científicos creen que aumentan el riesgo de depresión. Otra área de investigación controvertida es el tratamiento para la inmunidad baja y los enlaces discutidos entre la depresión y la inflamación.

Los países reconocen cada vez más la necesidad de capacitar a más psicólogos para reemplazar o complementar los tratamientos farmacológicos.

Y quizás lo más importante es que existe un movimiento cultural para facilitar que las personas pidan ayuda y hablen sobre su enfermedad.

 

Fuente Original (Trasladado al español) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Email
Instagram
Enviar Mensaje
1
¿Querés Chatear?
¡Hola!

Es un gusto tenerle por acá, sea bienvenido a la Consulta Psicológica y Psicoanalítica del Grupo Poïesis, cuéntenos, ¿en qué podemos ayudarle?. Será un gusto Orientarle.